Cuando los viajeros llegan por primera vez a Nueva Orleans, les invade una sensación de desconcierto; se sienten incapaces de entender la ciudad, una ciudad de EEUU con una cultura muy diferente y peculiar a la del resto del país.

Pocos visitantes están acostumbrados a una mezcla de gente que se mueve a todas las horas, del día y de la noche, una ciudad donde los africanos, esclavos, libres e indios americanos compartieron sus culturas y se mezclaron con los colonos europeos, principalmente franceses y españoles.

Desde su fundación en 1718 hasta principios del siglo XIX, la ciudad ha caminado por formas de vida diferentes a la del resto del país. Al importante mestizaje de población ya existente, se fueron añadiendo entre 1820 y 1870 los irlandeses y alemanes que hicieron de Nueva Orleans uno de los principales puertos de inmigrantes en el país, recibiendo posteriormente a italianos, griegos, croatas y filipinos, creando un enorme entramado social y multicultural en la ciudad.

La ciudad denominada Nueva Orleans por los primeros colonos franceses en honor a Felipe II de Orleans, fue ideada para crear un puerto y un centro de distribución de mercancías para el futuro comercio. La tarea se encomendó a Jean-Baptiste Le Moyne de Bienville, el promotor de la idea, pero resulto convertirse en una obra muy delicada, al estar situada en terrenos pantanosos repletos de mosquitos y maleza. En 1763, la colonia francesa, pasó a manos españolas cuando rindió al Imperio Español. La ciudad permaneció entonces 40 años bajo control español, hasta que Louisiana volvió a control francés en 1801. Solo dos años después de reconquistar la ciudad, Napoleón la vendió a Estados Unidos por 15 millones de dólares, dos millones de kms cuadrados que representan en la actualidad el 23% de los EEUU.

QUE VER Y HACER

FRENCH QUARTER

El Barrio Francés también conocido como Vieux Carre, es el área más antigua de la ciudad y refleja el arte y la arquitectura de la época española. En la década de 1.850 la zona se deterioró enormemente y Michaela Pontalba, fue la responsable del diseño y construcción de los famosos edificios Pontalba en Jackson Square, en el corazón del Barrio Francés.

En la mitad del siglo XX, una segunda rehabilitación, esta de carácter histórico consiguió con éxito la restauración autentica del French Quarter del siglo XVIII, un proyecto que año tras año permanece vivo.

En su plaza más famosa, Jackson Square, se encuentran los tres edificios más importantes: el Cabildo, que era el antiguo ayuntamiento, donde se firmó la compra de Luisiana, la Catedral de St. Louis, y el Presbiterio. No conviene olvidar el Louisiana State Museum, que muestra una fascinante exposición sobre el huracán Katrina.

MAGAZINE STREET

La calle más famosa de tiendas va desde Canal Street hasta Audubon Park. Hay un bus para recorrer la zona a 1,25 usd por viaje o 5 usd por todo el día: se puede subir y bajar tantas veces como uno quiera.

Desde Canal Street hasta la Jackson Avenue, podemos encontrar tiendas de antigüedades, lencería, ropa interior y barberías a navaja tradicional para hombres, tomarse un burrito en Juan Flying o un helado en Sophie.

En Pippen Lane encontrará todo para niños, joyas en Bertram & Harcker y arte de artistas locales en Gallerie Eclat. Puede tomar comida criolla en Joey K o probar sus límites en el bar de sushi Sake Café.

GARDEN DISTRICIT

Declarado patrimonio histórico nacional, es un barrio repleto de casas señoriales y mansiones del siglo XIX, todas eclécticas en estilo y forma: hierro forjado, pilares, pórticos y demás detalles de la aristocracia de la época. Un lugar para pasear con tiempo y recrear la vista. Cerca se encuentra Lafayette Cementery, sus dos paseos forman una cruz perfecta lo que facilita caminar por la hilera de tumbas y criptas. Los epitafios relatan la historia de la ciudad, con más de 25 nacionalidades enterradas, desde sus comienzos como ciudad criolla hasta los períodos de las plagas y la guerra de Secesión. Su belleza ha sido plato de infinidad de películas, serie y hasta videos musicales.

MUSICA Y OCIO

Bourbon Street es la escena musical de la ciudad. Clubes como DBA, Snug Harbor, y el Blue Nile enseñan sus famosas bandas de jazz y artistas de todo tipo. En la noche, especialmente los extranjeros, pueblan los restaurantes y todo tipo de locales que se sitúan a lo largo de la calle, en un ambiente de libertad y convivencia.

No obstante, si el viajero decide apartarse de este mundanal ruido turístico, puede acercarse a Frenchmen Street, que transcurre entre Filmore Avenue al norte y el río Misisipi al sur. Sus fachadas de influencia criollo-francesa, recuerdan la segunda mitad del siglo XIX, viviendas situadas a menor altura formando lo que se conoce como “Faubourg Marigny”, históricamente el hogar de las clases más humildes. Por la noche, visitar Frenchmen Street permite disfrutar del verdadero sonido de los clubes de jazz de Nueva Orleans. Una buena recomendación para pasar unas horas es el club Spotted Cat Music Club o en algún de los otros lugares de jazz, sin duda, uno de los mejores sitios para conocer cómo es la vida en Nueva Orleans.

La ciudad cuenta también con festivales famosos en el mundo entero como el French Quartet Fest, comenzó siendo una pequeña celebración de barrio, que ha terminado por convertirse 30 años después, en la fiesta de barrio más grande del mundo, conocida en todo el mundo como el “Mardi Grass”, la fiesta de carnaval con el estilo y el mestizaje cultural de Nueva Orleans.

TRANVIAS

Moverse por Nueva Orleans en tranvía es una gran experiencia y una gran manera de ver la ciudad. Hay tres líneas diferentes: St. Charles, Canal Street, y Riverfront, cada una de las cuales, nace en el centro, pero le lleva a diferentes partes de la ciudad.

Los tranvías en Nueva Orleans cuestan 1,25 usd por trayecto, disfrutando de un viaje al pasado ya que sigue siendo el tranvía en funcionamiento más antiguo en el mundo. Los asientos de caoba, los accesorios de latón y las bombillas del techo le sumergen en la ciudad de hace 150 años, el tranvía simboliza el encanto y el romanticismo de Nueva Orleans.

Durante su recorrido podrá admirar muchas mansiones anteriores a la Guerra, monumentos históricos, las universidades de Loyola y Tulane e inmejorables vistas panorámicas que completan una fabulosa experiencia.

OGDEN MUSEUM OF SOUTHERN ART

El Museo Ogden abrió sus puertas en 2003 en el histórico barrio de las artes: Warehouse. El museo alberga la mayor y más completa colección de arte del sur de los Estados Unidos, incluyendo quince de los Estados del sur y el Distrito de Columbia, es filial del Smithsonian Institution desde 2001.

El museo fue creado teniendo como base las 1200 obras de colección de arte del filántropo Roger H. de Ogden. El museo ha crecido hasta incluir más de 4.000 obras que incluyen: pinturas, acuarelas, dibujos, grabados, fotografías, esculturas y objeto artesanales. El museo encarna la herencia visual y la historia de la América del Sur desde 1733 hasta nuestros días.

Audobon Butterfly and Insectarium

Un edificio histórico de 23.000 metros con columnas de mármol blanco, contiene el museo privado de insectos más grande de los Estados Unidos. Cerca de 90.000 especies diferentes presentan a los visitantes, los diferentes aspectos de la vida de los insectos así como experiencias interactivas, interpretación y exposiciones de la mano de naturalistas del museo.

En sus salas se pueden visitar recreaciones de diferentes hábitats, como el pantano o la selva y seguir de cerca la metamorfosis en ciertas especies de insectos con la ilustración de las diferentes etapas de su ciclo biológico.

Su mariposario, recrea un jardín japonés con mariposas de varias especies que vuelan en completa libertad. La interacción del visitante con las mariposas ofrece increíbles encuentros para todas las edades.

City Park

Es el parque de la ciudad, se extiende desde Bayou St. John al Lago Pontchartrain. Con más de 5 millones de metros cuadrados, el Nueva Orleans City Park es una de las dos joyas verdes de Orleans, el otro es el Audubon Park en Uptown. Después del huracán Katrina la ciudad entera se unió para restaurar el parque. Su paso lo destrozó y derribó una gran parte de los robles de más de 600 años de antigüedad. Hoy en día la apertura de nuevas rutas y senderos para caminantes y ciclistas atraen a familias y turistas todos los días del año.

Comida

No deje de probar la comida criolla y las especialidades cajún.

Los Po-Boys son bocadillos crujientes hechos con pan francés fresco untado con mayonesa y repleto de ostras fritas o camarones.

Jambalaya es el plato tradicional de arroz, aunque sus ingredientes pueden variar: pollo, salchichas, marisco o cualquier mezcla de los tres; sabor intenso y las especias siempre presentes.

Crawfish Étouffée, es un guiso espeso, sazonado con especias y lleno de deliciosos cangrejos o camarones en función de la temporada. Se sirve con arroz.

Beignets, una simple masa frita y luego cubierta de azúcar en polvo. Se sirve caliente, se acompaña con café con leche o chocolate. El lugar más famoso para conseguir un plato de buñuelos es el emblemático Café DuMonde, ubicado en Jackson Square.

Para finalizar tenga en cuenta: la temporada de huracanes va de junio a septiembre y cuidar su seguridad vaya donde vaya.

©Ignacio Sanz. Hélice Viajes. www.heliceviajes.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies